fbpx

ESTUDIO DE LIQUIDO PERICÁRDICO: VALORACIÓN CLÍNICA

Ene 17, 2020 | Residentes

INTRODUCCIÓN

El líquido pericárdico es un fluido de ultra filtrado plasmático producido  por las células mesoteliales  del saco pericárdico normalmente con un volumen menor a  50 ml, siendo los linfocitos el tipo celular predominante, es importante para prevenir la fricción epicárdica al proporcionar lubricación. Un líquido que en comparación con el plasma, presenta niveles similares de sodio, potasio y cloruro, pero niveles más bajos de calcio y fósforo. Aun así, su concentración de proteínas es aproximadamente la mitad de la contraparte plasmática y la albúmina ocupa una fracción mayor (~ 70%) de la proteína total (1).

Son varios los trastornos y enfermedades que pueden producir acumulación excesiva de líquido pericárdico, los mecanismos principales son por alteración del equilibrio entre la presión de los vasos sanguíneos, trasudado y causada por daño o inflamación del pericardio, exudado; siendo los derrames pleurales exudativos el más del 80% de los casos (2). Los derrames pericárdicos exudativos resultan secundarios a procesos inflamatorios, infecciosos, malignos o autoinmunes pericárdicos, mientras que transudativos generalmente se asocian con insuficiencia cardíaca, hipoalbuminemia, radioterapia posterior e insuficiencia renal.

¿CÓMO SE OBTIENE LA MUESTRA PARA EL ANÁLISIS?

El análisis del líquido pericárdico se usa tanto con fines diagnósticos como terapéuticos, El líquido se puede obtener por pericardiotomía después de una toracotomía limitada, o por pericardiocentesis.

¿QUÉ SE REQUIERE PARA ASEGURAR LA CALIDAD DE LA MUESTRA? 

Debido a las  dificultades que enfrentan los laboratorios clínicos en el análisis de fluidos serosos  las recomendaciones que abordan la fase preanalítica la recolección, manipulación y procesamiento de fluidos serosos debe realizarse siguiendo las pautas para muestras de suero o plasma. Después de la recolección, las muestras de fluidos serosos deben transferirse a contenedores apropiados e inmediatamente transportarse al laboratorio y las muestras de suero para el cálculo de las proporciones y los gradientes deben recogerse dentro de los 30 minutos a partir del muestreo de fluido seroso (3).

ANÁLISIS DEL LIQUIDO PERICÁRDICO

La apariencia macroscópica del líquido pericárdico ocasionalmente tiene utilidad diagnóstica. El líquido pericárdico normal es claro y amarillo pálido, mientras que un líquido de aspecto serosanguinoso es común, inespecífico y no necesariamente indica sangrado activo (4). Un líquido turbio puede sugerir infección o neoplasia maligna. Una apariencia lechosa sugiere la presencia de un derrame quilopericardio o pseudoquilo.

El hematocrito y el recuento de glóbulos rojos pueden evidenciar  la presencia de un derrame hemorrágico, pero tienen un valor limitado para el diagnóstico diferencial. El recuento total de leucocitos por encima de 10,000 / μL sugiere pericarditis bacteriana, tuberculosa o maligna; sin embargo, se pueden encontrar recuentos bajos en estas condiciones, lo que limita el valor de esta medición.  Los recuentos diferenciales de leucocitos pueden ser útiles para determinar la causa de ciertos derrames pericárdicos, particularmente cuando se combinan con otros hallazgos de líquido pericárdico. Incluso cuando el recuento diferencial no es útil, el examen de un frotis teñido siempre debe realizarse para evaluar las células atípicas o malignas, debido a los carcinomas metastásicos de pulmón y mama se observan con mayor frecuencia en derrames pericárdicos malignos. En estos casos la citología tiene una sensibilidad del 95% y una especificidad del 100%.

En la evaluación bioquímica de derrames pleurales, los datos sobre la utilidad diagnóstica de las pruebas para la evaluación del líquido pericárdico son escasos. Los autores demostraron que los derrames pericárdicos exudativos y transudativos se pueden diferenciar usando concentraciones de proteína total líquida pericárdico > 3 g / dL con una sensibilidad del 97% para exudado pero especificidad de solo 22%. La glucosa pericárdica menor a 40mg/dl pueden estar presentes en derrames bacterianos, tuberculosos, malignos o reumáticos; tiene una precisión diagnostica de solo 36% para exudado (4).

Por lo que se ha propuesto un nivel de LDH líquida> 300 U / dL. O una relación LDH en líquido pericárdico / suero> 0.6 asociado a una elevación de proteínas en líquida pericárdico > 3 g / dL o la proporción de proteína total líquido / suero> 0.5 diferencia un exudado pericardico de una transudado. Teniendo en cuenta estos hallazgos, se necesita precaución al interpretar la LDH del líquido pericárdico y la proteína total de acuerdo con los criterios de Light, porque los transudados pericárdicos pueden tener niveles de estos parámetros en el rango exudativo.

Las características diferenciales de derrames quilosos donde encontramos, examen microscópico a predominio de linfocitos, triglicéridos > 110mg/dl y presencia quilomicrones, y en derrame Pseudoquiloso reacción celular mixta, cristales de colesterol, triglicéridos< 50mg/dl y ausencia de quilomicrones

En casos sospechosos de pericarditis tuberculosa la medición de ADA, tiene un valor de corte establecido en 40 U / L, la utilidad diagnóstica es de 88% de sensibilidad y 83% de especificidad (3).

CONCLUSIONES

Cuando se analizan líquido pericárdico, el enfoque que se debe abordar es guiado por la colaboración de especialistas en medicina de laboratorio y médicos, parece ser más apropiado y, más rentable que ordenar un conjunto de todas las pruebas disponibles. En consecuencia, se deben adoptar algoritmos de diagnóstico para establecer el análisis bioquímico de líquidos serosos especiales como el derrame pericárdico y  con herramientas eficiente que ayuden al diagnóstico de los  pacientes. ¿Y LOS CRITERIOS DE LIGHT?  Utilizados en derrames pleurales mas no está validado para derrames pericárdico, se debe enfatizar que estos resultados se deben interpretar con precaución.

BIBLIOGRAFÍA

  1. Fábio Trindade, Rui Vitorino. Pericardial fluid: an underrated molecular library of heart conditions and a potential vehicle for cardiac therapy. Basic Research in Cardiology (2019) 114:10
  2. HENRY’S CLINICAL DIAGNOSIS AND MANAGEMENT. LABORATORY METHODS, 23e
  3. Milevoj Kopcinovic L, Culej J. Pleural, peritoneal and pericardial effusions. Biochemia Medica 2014;24(1):123–37.
  4. Amir Azarbal, MD, Martin. Pericardial Effusion. Cardiol Clin 35 (2017) 515–524
Leonela Candia Rodriguez

Leonela Candia Rodriguez

Medico Residente

Medico Residente de segundo año de la Universidad Nacional Federico Villareal.
Sede: Hospital Nacional Hipólito Unanue 
Lima-Peru
mail:leonela.candia.rodriguez@gmail.com
Contacto web: residentes@drchristianlarosa.com.